Pequeños consejos para gestionar la frustración en el deporte base

Aplicados a nuestros equipos del Club Waterpolo Brains

Muchas veces, en el deporte base en general y en el waterpolo en particular, las grandes exigencias y retos que se imponen a los chicos y chicas dentro de los equipos, permite que se vivan experiencias de tensión y presión.

Es por ello que, como padres, educadores y aficionados en general debemos dar ejemplo con nuestra propia actitud y “quitar hierro” a situaciones estresantes. Debemos mostrar una mejor predisposición a la derrota, a la frustración que todos los equipos, en un momento u otro, van a sufrir.

En definitiva, sentir la sensación de derrota como parte de la normalidad del deporte base. Evitando que los jugadores y jugadoras experimenten situaciones de frustración más allá de lo aceptable.

En Club Waterpolo Brains, hemos tenido la suerte de contar con la inestimable y profesional ayuda de Ana Montero, Directora Técnica Nacional de Nado Sincronizado, que nos ha ofrecido, gracias a su experiencia en la alta competición, algunos tips para que todos los chicos y chicas que practican deporte base (en nuestro caso Waterpolo) puedan gestionar mejor esos momentos de frustración que se pueden llevar a cabo.

Esperamos que os ayuden, tanto a los deportistas como a los propios padres.

Consejos para gestionar la frustración

Por Ana Montero Pacheco
Directora Técnica Nacional de Nado Sincronizado

Frustración en el deporte base
  • Tener claro lo que quiero conseguir

    Tener clara la IMAGEN de lo que quiero conseguir: ser capaz de visualizar las acciones exactas que debo realizar para conseguir mis objetivos.

  • Céntrate en lo que dependa de ti

    Fijarme solo y exclusivamente en aquello que dependa de mí. Lo que no controlo no me debe preocupar.

  • Poner todo de mi parte

    Poner todo de mi parte para alcanzar lo que quiero conseguir. Cuando salga del agua saber que lo he dado todo, que he hecho todo lo posible durante el partido.

  • Tener la conciencia tranquila

    Alcance el resultado o no, tendré la conciencia tranquila sabiendo que esfuerzo y auto-exigencia no han faltado. Mis deberes estaban hechos. Debo interiorizar que no se trata de ganar o perder sino de merecer el reconocimiento de compañeros, entrenador, afición, árbitros y rival.

  • Evaluación constante

    Evalúo para seguir aprendiendo. Comparo mentalmente o con un vídeo lo que he hecho con lo que había imaginado y lo analizo (lo puedo comentar con compañeros y entrenador sabiendo que la crítica siempre me ayudará a crecer. Después corrijo y posteriormente vuelvo al primer punto.